Alarma rompiendo con la comodidad

Abrazando a la incomodidad

Persona acostada cómodamente en una cama

Suena la alarma, abro los ojos y tomo conciencia, hace frío, no me quiero levantar, pienso en seguir durmiendo. En ese momento me doy cuenta de que debo levantarme, sin importar el maldito frío y las ganas de seguir acostado, porque nadie más que yo va a realizar mis sueños.

Vivimos en la sociedad de los cómodos, todo gira en torno a esto, para que arriesgarnos si estamos cómodos. Criamos a niños flojos, nos criamos a nosotros mismos diciéndonos que está bien, y una mierda que va a estar bien. La mayoría se limita a vivir una vida miserable por estar cómodos y dejar conforme a los demás, no se dan cuenta de que no existe tal cosa como el cielo o el infierno, solo el ahora. Espero que te des cuenta de la oportunidad que tienes, la oportunidad de vivir y no de sobrevivir. Así que, si te gusta estar cómodo, igual que a mí, te recomiendo que aprendas a estar cómodo estando incómodo, eso es abrazar a la incomodidad.

Si por supuesto, el problema sucede cuando no quieres dejar de estar cómodo ni por un momento. Lo de salir fuera de la zona de confort no se trata de estar incómodo los 365 días del año. En cambio consiste en buscar situaciones o tareas desagradables pero necesarias para progresar en algún aspecto de nuestra vida y realizarlas.

Cuantas veces por estar cómodos nos quedamos en ese lugar, en esa relación o en ese trabajo, aunque no nos guste estamos cómodos y no queremos dejarlo porque se siente bien estar en el «nido».

No me refiero a la incomodidad causada por usar un calzado que nos quede pequeño o por utilizar una silla mal diseñada que nos causa dolor de espalda. A lo que me refiero es la incomodidad de realizar una llamada telefónica, de tener una charla con tu pareja, o ir a una reunión con personas muy diferentes a ti, por mencionar algunos ejemplos.

Son esas tareas o actividades que nos harán avanzar hacia el logro de nuestras metas, pero evitamos llevarlas a cabo porque nos son “desagradables”.

La comodidad es nuestro nido, mientras que la incomodidad es todo lo que está fuera de él. Te contaré un secreto, a dicho nido lo puedes expandir, para eso debes de salir a lo desconocido, si ya lo sé, da miedo. Pero solo es ahí donde suceden cosas fantásticas.

Mi experiencia saliendo del nido

El salir a propósito del nido te va a proporcionar una mayor autoconfianza, te permite conocerte mejor y es capaz de proporcionar un rápido crecimiento personal.

La incomodidad puede ser causada por diferentes motivos, pero habitualmente a esto se le suma un ingrediente, el miedo. Al realizar la tarea o actividad que te es “desagradable” estarás eliminando el miedo.

Ejemplo real: llamar a un profesional referente en el sector que me estoy desarrollando. Realizar esta llamada fue toda una odisea. Tuve que reunir valor para darle al botón de llamar. Cuando comencé a hablar, tartamudeaba las palabras al punto ni de yo entender lo que estaba diciendo. No fue una situación agradable, pero al mirar en retrospectiva me siento orgulloso de haber efectuado dicha llamada. Posteriormente comencé a aplicar lo que te contaré a continuación, lo que me permitió hablar con mayor claridad y confianza.

¿Cómo abrazar a la incomodidad?

Al realizar a propósito tareas embarazosas y prestar atención a cómo te sientes ante una situación incómoda podrás interpretar esto de manera beneficiosa. 

La realidad de cada persona está dada por la siguiente fórmula Realidad= Hechos + Interpretaciones. Los hechos no los podemos cambiar, pero las interpretaciones si es posible modificarlas. Cuéntate una historia diferente y tu realidad se transformará. ¡Eres el escritor de tu propia historia!

Entonces la próxima vez que sientas nervios y ansiedad antes de realizar una tarea o estar en una situación incómoda lo puedes interpretar de una forma positiva. Por ejemplo, diciéndote a ti mismo: ¡Los nervios y la ansiedad que siento son porque estoy a punto de hacer algo muy emocionante, quiero hacerlo!

Ponte incómodo a propósito. Aquí te dejos algunos retos anti comodidad:

  1. Pedirle la hora a un extraño

  2. Pedirle indicaciones a un extraño para llegar a un lugar

  3. Hazte un peinado que no te guste y ve a lugares con muchas personas

  4. Pídele el número a un desconocido (No importa que sea hombre o mujer)

  5. Llama a 3 personas que sean referentes para ti o famosos que admires (Si no logras tener una llamada con dicha persona intenta comunicarte por email)

4 comentarios en “Abrazando a la incomodidad”

  1. Wtf! its amazing dude, you have power in your hands.

    I started searching the web for information on mindset and clarity in life and ended up here. I don’t regret it in the least.

    Thanks dude.

  2. «…and shit that will be fine…».

    You have the ability to perceive sensitive stimuli and understand what is happening around you.

    I can not believe it, amazing.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *