Un año sin relaciones sexuales, mi experiencia

Introducción

Es extraño compartir esta experiencia, o tal vez porque socialmente no está bien visto, pero qué más da. ¿Por qué dar a conocer mi experiencia? Romper esquemas mentales y sociales. Mostrar que tener relaciones sexuales frecuentemente, no es un elemento necesario para ser feliz.

Recientemente me percaté que hace un año que no tengo sexo. Motivos por los que no he tenido relaciones sexuales:

  • Restricciones de la movilidad y peligro de contagio (covid)
  • Indiferencia por el sexo, cazador de metas (no me pongas un muro ante mi meta porque lo destrozaré)

Al inicio fue horrible casi me vuelvo loco, pensaba todo el día en sexo. No, era broma.

Tal vez luego 2 o 3 meses sin tener relaciones sexuales fue cuando más ganas sentí, luego solo en momentos muy puntuales. No experimenté ansiedad ni irritabilidad, en definitiva, mi estado de ánimo no se vio afectado negativamente. Creo que es importante lo siguiente, en ninguna ocasión dejé de sentir deseo sexual por mujeres físicamente atractivas a mi parecer.

Sinceramente han sido los 12 meses más productivos (en cuanto a lo que he logrado) y también es probable que de los más felices que he tenido en mi vida. No es la intención contar en este post como he logrado lo dicho anteriormente, pero si demostrar una obviedad (a mi parecer) no es necesario mantener relaciones sexuales para ser feliz.

Beneficios que he encontrado al no tener sexo

  • Liberación de tiempo.
  • Mayor energía.
  • Claridad mental.
  • Como consecuencia de los puntos anteriores, una mayor productividad.

La liberación de tiempo se debe a que en general utilizaba de 1 a 2 horas en el día, solo al sexo, aunque fuera una vez por semana, cada minuto cuenta. Desde otra perspectiva, también liberé tiempo invertido en seducir mujeres, que sin duda eran algunas horas a la semana.

¿Cómo te sentirías si vas dos veces en el mismo día al gimnasio? Agotado. Tener sexo cuenta como un ejercicio cardiovascular y si realizas una rutina de ejercicios de fuerza o cardiovasculares, es una doble ejercitación en el día.

Claridad mental, porque al dejar de buscar sexo, deje de dedicar tiempo, energía y atención a seducir mujeres. Deje de estar pendiente de las redes sociales, con lo cual también las utilice menos y esto me trajo otros beneficios (deje de ver lo que hacían otras personas y me concentré en lo que tenía que hacer yo).

Maslow se equivocó

La pirámide de Maslow, o jerarquía de las necesidades humanas, es una teoría psicológica propuesta por Abraham Maslow. En su teoría formula una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados (parte superior de la pirámide).

En su pirámide sitúa las necesidades biológicas en la base, por lo tanto, sexo se encuentra en la base, como una necesidad fisiológica.

jerarquía de necesidades humanas maslow

La masturbación individual y el sexo son dos cosas distintas. No encontré pruebas que me permitan afirmar que la masturbación sea una necesidad biológica y permita sustituir al sexo, según la teoría de Maslow. Por otro lado, tampoco me masturbe más; un pequeño secreto, fue menos que cuando mantenía relaciones sexuales.

Según la teoría de Maslow no podría estar entre los dos niveles más elevados sin antes mantener relaciones sexuales con cierta frecuencia. Pero por esa razón digo que se equivocó, porque según como está determinado cada nivel me encuentro entre los dos últimos.

Sin sexo, dos grupos

Leí testimonios de otras personas que no han tenido sexo en un año y hay un punto clave aquí. Podemos dividir en dos grupos, el primero toma la decisión de no tener sexo, mientras que el segundo quiere, pero no puede, es probable que los del segundo sufran por la abstinencia mientras que los del primero no.

Si no hubiera sucedido la pandemia causada por el coronavirus no sé si estaría escribiendo sobre la experiencia de estar un año sin mantener relaciones sexuales, sin embargo al ser bastante indiferente a esto, no he sufrido.

En el otro extremo

Pasar de no mantener relaciones sexuales por más de un año, a tener sexo 5 o 6 veces en la semana. La reducción de la energía es notable, al llegar la noche estoy muy cansado, mientras que antes disponía de energía y atención suficiente para hacer cualquier cosa.

Por último, no soy más feliz que antes, sí puedo afirmar que experimentó más placeres, pero no felicidad.

Conclusión de mi experiencia de un año sin relaciones sexuales

El sexo está sobrevalorado, no puedo negar que es una experiencia muy gratificante, pero por otro lado, es solo una pequeña parte de la vida, no es la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.